¿Se Puede Perdonar una Segunda Infidelidad en el Matrimonio?

Una de las cosas más desgarradoras que puede ocurrir en una relación es una infidelidad. No sólo por el acto sexual o lo que significa el que tu pareja se haya involucrado sentimentalmente con alguien, sino por la traición como tal. La confianza se hace añicos y es un verdadero trabajo recuperarla.

se puede perdonar una segunda infidelidadHay muchas parejas que logran superar una infidelidad y fortalecen su relación después de esta crisis, pero ¿Qué hacer cuando ocurre por segunda vez? ¿Es posible perdonar una segunda infidelidad en el matrimonio?

¿Se puede perdonar una segunda infidelidad o no?

Si vas a visitar un terapeuta y le preguntas si debes darle una segunda oportunidad a una pareja infiel, lo primero que hará el terapeuta es explorar tus sentimientos y reacciones frente a ello para poder ofrecer algún tipo de orientación. Y es que no hay una respuesta universal a esta interrogante. Cada caso responde a distintas circunstancias y cada persona necesita explorar sus propia situación para poder decidir si dar una oportunidad o no.

¿Tu pareja sufre de alguna condición mental que puede afectar su fidelidad? Una persona bipolar puede tener un desliz durante una crisis de manía, por ejemplo, y aunque es igual de doloroso es mucho más comprensible. Estas son circunstancias atenuantes aunque no son frecuentes, pero es importante planteárselas.

En medio del dolor y la rabia de saberse traicionado es sencillo decir que es imposible perdonar una segunda infidelidad, sin embargo, debes evaluar cómo te sientes y plantear ambos escenarios, entender cuáles son las consecuencias y ver cómo puedes sentirte si tomas alguna de las dos decisiones. Aquí lo importante es conocerte a ti mismo, gestionar las emociones como el dolor y la rabia para poder apreciar bien el panorama y tomar la mejor decisión.

¿Por qué es tan difícil decidir?

Hay momentos en que la respuesta al dilema sobre perdonar o no es simple, pero la persona no la asume de una vez porque tiene miedo de las consecuencias. Son muchas las presiones sociales e incluso individuales que se debe aceptar cuando se termina una relación. Por ejemplo, puede temer no poder mantenerse si es que su pareja es su único sostén económico; también puede preocuparle lo que piense su círculo cercano (familia, sociedad) si se divorcia.

Individualmente, una persona debe lidiar con temas como la autoestima, pues puede sentir que su pareja le ha sido infiel porque ya no es atractiva, por ejemplo; además de trabajar la idea del fracaso,  aceptar que su matrimonio no ha sido tan exitoso es algo doloroso. Son muchas emociones que gestionar, además de las cosas materiales: división de bienes, situación de vivienda, si hay hijos es más complicado… Terminar un matrimonio es difícil y se necesita construir una red de apoyo entre amigos, familiares y apoyo terapéutico para aprender cómo manejarse en esta nueva etapa de la vida.

Sin embargo, decidir permanecer dentro de la relación tampoco es una decisión fácil. En primer lugar, hay que enfrentarse con la voz interna que dice que “le están viendo la cara de tonta” y también hay que lidiar con el dolor de ver a la cara a la persona que ha traicionado tu confianza en dos oportunidades y estar dispuesta a perdonar de verdad. No es fácil, porque el resentimiento se acumula y hay que buscar cómo manejarlo.

Si la historia de la infidelidad trasciende la pareja, entonces también hay que enfrentarse al ojo público, los juicios y las historias. ¿Es difícil? Si, terriblemente. Pero se puede, siempre y cuando se tenga la intención y el deseo de seguir construyendo pareja.

¿Y si vamos a terapia en pareja?

Hacer terapia en pareja puede contribuir al aprendizaje y manejo de las emociones negativas que se gestarán hacia el infiel: rabia, resentimiento, desconfianza, tristeza y también puede ayudar a sanar y corregir aquellas cosas en la relación que pudieron deteriorarla o perjudicarla antes de la infidelidad.

La terapia en pareja no es una cura milagrosa. Una infidelidad es terrible, pero dos puede ser un patrón. Si hay varias infidelidades y la pareja desea de corazón recuperar la relación, entonces es posible crear estrategias para permitir que ese esfuerzo sea dirigido de forma adecuada a través de la terapia en pareja y complementada con terapia individual. La terapia brinda herramientas, pero el trabajo debe ser hecho completamente por la pareja.

Sin importar lo que decidas, es importante que recuerdes que la decisión debe ser tomada desde el lugar correcto. No desde la rabia, la impotencia o el miedo, sino desde el amor propio. Tu bienestar personal, tu autoestima y felicidad siempre deben ser tus verdaderas prioridades.

Catalina Reyes
 

Hola! Mi nombre es Catalina y soy una apasionada de la psicología, en particular de los temas sobre relaciones de pareja. Tras pasar por varias crisis matrimoniales y siendo ayudada por libros, profesionales y consejeros, logré salvar mi matrimonio y evitar por completo que aparecieran nuevamente las crisis. En este blog quiero compartir contigo lo que he aprendido y espero que te ayude en tu situación. Haz click aquí para saber más sobre mí.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments