Reflexiones Para mi Esposo que No me Valora

A veces sucede que vamos perdiendo progresivamente esa chispa que posibilitó una hermosa relación y que por diversas razones hicieron posible al pasar el tiempo, como por ejemplo que ya nuestra pareja no valore lo que somos, lo que un día nos unió.

Casos como este ocurren a diario, y por lo tanto, merecen que reflexionemos al respecto tratando de desahogar un poco el dolor representado en la perdida de nuestra autoestima, producto de una relación que con el tiempo se ha vuelto tóxica, llegando a sentirnos desvalorizadas de lo que fuimos y ahora somos.reflexiones para mi esposo que no me valora

Por lo tanto, dejar de vernos y concentrarnos en mirarnos, quizás es la clave correcta para que en este momento tengamos la posibilidad de compartir unas reflexiones personales cuando sentimos que nuestro esposo ya no nos valora.

Evaluación interior y reflexiones para mi esposo que no me valora:

Me miro en el espejo y encuentro rastros de la mujer que una vez admiraste y respetaste. En un segundo retrocedí el tiempo y mi mirada brillaba, resplandeciente y llena de esperanza.

Todo giraba por y para ti. Te tomé de la mano sintiendo que nadie ni nada separaría nuestra relación. Todo era perfecto. Y nuestro proyecto era uno solo.

Dejé mi país, mis amigos, mis costumbres, mi música. Nada importaba. La posibilidad de perderte me aterraba y desafiando al mundo tomé la decisión de traspasar mi historia personal para unirme a la tuya.

Al principio, era sublime. Incluso recuerdo cómo enfrentaste a tu familia para que me aceptara como tu esposa, y cómo compartimos momentos maravillosos.

Fueron momentos eufóricos que por supuesto en tres oportunidades unieron nuestro amor con dos niñas y un niño que complementaron nuestra felicidad.

Sin embargo, prevalecía la melancolía de que mi familia no podía unirse a mi alegría. Vivíamos muy lejos y la distancia hizo que incluso me olvidara poco a poco de lo que era mi vida.

Pero igual, el amor por ti era más importante que mi historia personal, a tal punto que me olvidé de la misma.

Tanto fue así, que no me daba cuenta que poco a poco me estaba transformando en otra persona, solo por hacerte feliz. Ya de esa mujer alegre y soñadora no queda rastros. Me había transformado en una mujer poco expresiva, llena de miedos y sin metas claras.

Tu poco a poco, me abandonaste, concentrándote en tus ambiciones personales y olvidando lo que una vez vivimos.

Vuelvo a mirarme al espejo y encuentro tenues arrugas que van cubriendo mi boca, mis ojos. Y desvío mi atención hacia ti, y te encuentro flirteando con otra mujer sin importar que estoy presente.

En vez de enfrentar la situación me escondo en un rincón temblando de miedo y sintiendo que no valgo nada.

Hoy, en este momento, despierto sobresaltada, y me doy cuenta que no estás en la alcoba que tantas veces compartimos. Me levanto y preparo café. Ya mis hijos no están. Cada uno tiene metas y objetivos que vivir, y yo, estoy sola, ¿esperando qué? Y no encuentro objetivo a mi vida.

Te olvidaste de mis sacrificios por estar a tu lado. De mis deseos de ejercer mi profesión que se detuvo por cuidar los niños, de mi necesidad de estar con mi familia.

Ahora, vuelvo a mirarme en el espejo y digo, ¡ya basta! No permitiré que me maltrates. Todavía tengo tiempo de rescatarme, de reencontrarme y de encontrar la felicidad que poco a poco me hiciste olvidar porque pensabas que siempre y por siempre primero eras tú.

Ahora reconozco que fue un error y estoy a tiempo de rescatar a esa mujer que no supiste valorar y que ahora perdiste.

No hay marcha atrás. Sólo adelante, porque yo valgo. ¡Y mucho!

Este es un ejemplo de una forma en la que podrías expresar tus sentimientos en una carta a tu esposo, pero recuerda que cada situación es distinta, y tu situación personal debe ser expresada evaluándote y buscando profundamente dentro de ti y con tus propias palabras.

Catalina Reyes
 

Hola! Mi nombre es Catalina y soy una apasionada de la psicología, en particular de los temas sobre relaciones de pareja. Tras pasar por varias crisis matrimoniales y siendo ayudada por libros, profesionales y consejeros, logré salvar mi matrimonio y evitar por completo que aparecieran nuevamente las crisis. En este blog quiero compartir contigo lo que he aprendido y espero que te ayude en tu situación. Haz click aquí para saber más sobre mí.

Click Here to Leave a Comment Below 0 comments